Infomed

Abril 22 de 1857. Defensa de la Tesis de Doctorado por Edward Finlay en la Facultad de Medicina de Lima

Autor: Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas 

Edward Finlay Wilson nació en Hull, condado de Yorkshire, Inglaterra, el 9 de octubre de 1796. Se graduó de Bachiller en Letras el 24 de octubre de 1821 en la ciudad francesa de Ruán, donde también estudió Medicina y Cirugía. En el Hotel Dieu realizó las funciones de disector mientras cursaba la asignatura de Anatomía y, en 1824, fue nombrado interno de ese hospital. Al poco tiempo de su graduación como “Officier de Santé” y, mientras preparaba su doctorado, se incorporó a una expedición que salió de Inglaterra para luchar en América junto a las tropas de Simón Bolívar. Pero la embarcación en que viajaba naufragó en medio de una tormenta cerca de las costas de la isla de Trinidad, donde decidió establecerse en 1826.

Luego de someterse a los exámenes reglamentarios ante el “Medical Board” de aquella isla y obtener la aprobación para el ejercicio de su profesión, realizó durante varios años las funciones de médico y cirujano, fundamentalmente en la atención de las enfermedades de los ojos a los habitantes de Puerto España, donde fundó un hospital y practicó con éxito varias operaciones de cataratas por depresión. Allí también conoció y contrajo matrimonio con una joven de origen francés nombrada Elisa Barrés.

En 1832 Finlay se trasladó a Cuba en unión de su esposa y su pequeño hijo Eduardo. Llegado a esta isla, se instaló en la ciudad de Puerto Príncipe, luego de presentarse ante el Tribunal del Protomedicato para legalizar su situación profesional y recibir de éste el título de cirujano latino, además del permiso para ejercer libremente. Durante el período de residencia en la ciudad camagüeyana nació su segundo hijo Juan Carlos, quien años más tarde se convirtiera en gran benefactor de la humanidad, con su descubrimiento del agente transmisor de la fiebre amarilla y su teoría metaxénica de la transmisión de enfermedades de un individuo enfermo a otro sano por medio de agentes biológicos.

En 1835 decidió trasladarse con su familia a La Habana, donde se dedicó con preferencia a la cirugía de los ojos y donde tuvo a su cargo la sala Santa Lucía del Hospital Civil de San Felipe y Santiago. Al año siguiente fundó un hospital en Casa Blanca donde tuvo numerosa clientela. Si bien se distinguió más como cirujano oftalmólogo, practicó con éxito otras importantes operaciones como la talla, la extirpación del maxilar y la intervención de las hernias estranguladas, tanto inguinales como femorales. Fue a él a quien correspondió llevar a cabo la primera operación de hernia femoral que se practicó en La Habana a la madre de su colega, el doctor Eulogio Martínez.

En 1848 hizo un viaje por Europa acompañado de su esposa e hijos, durante el cual visitó las ciudades de Londres, París, Jena y Berlín y tuvo la posibilidad de  conocer e intercambiar experiencias con los principales médicos y oculistas. De regreso a La Habana, decidió dedicarse con mayor atención a las afecciones de los ojos, pues su creciente sordera le hacía cada vez más difícil el ejercicio de otras ramas de su profesión.

Tras graduarse en marzo de 1855 en el Jefferson Medical College de Filadelfia, su segundo hijo Juan Carlos regresó a La Habana con el ánimo de revalidar su título y comenzar en esta ciudad el ejercicio de su profesión. En enero de 1856 había cumplido todos los requerimientos para someterse a examen, tales como la legalización del título por el Cónsul español en los Estados Unidos; la prueba de identidad por la policía y la presentación de tres testigos que acreditaron sus estudios médicos anteriores. A mediados de febrero hizo ese examen, pero fue reprobado.

La mayoría de los biógrafos más connotados del sabio cubano coinciden en la afirmación de que a raíz de este incidente Finlay padre decidió pasar un tiempo con la familia en la ciudad de Lima, Perú, para que su hijo Juan Carlos pudiera recuperarse de la crisis psicológica que le produjo no haber podido expresar en lengua española lo aprendido en los Estados Unidos. Consideró que en aquella ciudad éste podría asistir a algunos cursos para perfeccionar la terminología médica en su idioma materno, para luego intentar de nuevo revalidar su título en La Habana.

En la Gaceta Médica de Lima correspondiente al 30 de abril de 1857, se insertó la noticia de que Edward Finlay había incorporado su título en la Universidad de San Marcos, luego de sostener la tesis titulada “Iritis sifilítica”. En el fondo de tesis manuscritas, atesoradas en el archivo de esa institución, aparece la antes citada de Finlay padre, en cuya portada consta que fue presentada y sostenida  el 22 de abril de 1857.

En este trabajo el autor analizó los síntomas primarios, secundarios y terciarios de la inflamación de la membrana ocular conocida como iris, causados por la sífilis; así como el modo de establecer su diagnóstico y la estrategia terapéutica para enfrentarlos.

Cuando eso ocurrió, ya su hijo Juan Carlos, es decir, el médico conocido luego por el nombre de Carlos J. Finlay, se aprestaba a revalidar por segunda vez su título en la Universidad habanera, aspiración que logró tras aprobar el examen correspondiente en julio del mismo año.

En este escrito se han traído a colación algunos datos poco divulgados acerca de la vida y la obra del padre del científico cubano más connotado de todos los tiempos. Con él se ha pretendido salvar de la ignorancia el acontecimiento que significó la defensa de su Tesis de Doctorado en la Universidad limeña de San Marcos, efemérides que indudablemente constituye una fecha memorable para la historia de la Medicina cubana y latinoamericana y cuyo aniversario 150 es el móvil que ha inspirado la redacción de los párrafos precedentes.

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Central de la Universidad de La Habana. Expediente No, 4674 del estudiante Eduardo Finlay. La Habana: Real Universidad de La Habana; 1832.
Domínguez F. Carlos J. Finlay. Su centenario (1933). Su descubrimiento (1881). Estado actual de su doctrina (1842). La Habana: Cultural; 1942. p. 40.
Finlay CE. Carlos Finlay y la fiebre amarilla. La Habana: Editorial Minerva; 1942. p. 21.
Finlay E. Iritis sifilítica. Tesis para el Doctorado en Medicina presentada y sostenida el 22 de abril de 1857. Lima: Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos; 1857.
López Sánchez J. Finlay. El hombre y la verdad científica. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1987. p. 65-66.
----. Carlos J. Finlay. His life and work. La Habana: Editorial José Martí; 1999. p. 87-88.
Noticias varias. Dr. Finlay. Gac Med Lima 1857;1(18):12.