Infomed

Artículo biográfico que honra la memoria del gran maestro de la ortopedia cubana

El profesor Julio Martínez Páez

AUTORA: Profesora María del Carmen Amaro Cano. Profesora Auxiliar de Salud Pública e Historia de la Medicina. Profesora Consultante. FCM “Gral. Calixto García”.
 
DESARROLLO:
El Profesor Julio Martínez Páez nació un año antes de fundarse la primera Secretaría de Sanidad del mundo, en la ciudad de La Habana. La misma Secretaría que ocuparía, ya con el nombre cambiado de Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, al triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959.   El hijo de Ramón y María Teresa vino al mundo el 15 de enero de 1908, en Bolondrón, provincia de Matanzas. (1)

 Cursó sus estudios primarios en las Escuelas Mayreles y el Colegio Infantil de Bolondrón. El Bachillerato lo contó entre los alumnos del Instituto de La Habana, en el que se graduó en 1925. Se recibió con el título de Doctor en Medicina en 1934. (1) A fin de cuentas, hijo de la Atenas de Cuba, su formación académica en la especialidad seleccionada se nutrió además de una cultura general, en la que destacaron sus conocimientos teóricos y prácticos sobre música y pintura.

Desde 1930, año en que cursaba sus estudios de Medicina, se desempeñó como Alumno Interno del Hospital “Gral. Calixto García”. En el propio Hospital, una vez graduado, ocupó la plaza de médico interno hasta 1936 en que ocupa la plaza de cirujano ortopédico en el propio hospital. Paralelamente, desde 1936 hasta el triunfo de la Revolución Cubana, ocupa además una plaza de cirujano ortopédico en el Centro Médico Quirúrgico del Vedado. (1,2)

Ingresó en las filas del PCC en 1965 como colofón a los méritos acumulados a lo largo de su vida revolucionaria, que se iniciara en la lucha contra el tirano Machado. En esa época se relacionó política y amistosamente con personalidades políticas de la talla de Guillermo Barrientos, Julio Antonio Mella, Antonio Guiteras y Rafael Trejo. (3)

El 22 de septiembre de 1930 fue detenido en una manifestación y al año siguiente nuevamente arrestado en otro acto de rebeldía estudiantil, el 21 de diciembre, precisamente la noche en que ocurrió el asesinato del estudiante Félix Alpízar. (2,3) A partir de esa fecha sus estudios de medicina fueron interrumpidos por la represión de la tiranía contra la Universidad y los estudiantes, y permaneció laborando como Alumno Interno en la Sala Gálvez, del Hospital “Gral. Calixto García”, hasta la caída del dictador, en que se reanudaron las clases en la Universidad. (2,3,7)

Una vez graduado, se relacionó con el joven abogado Fidel Castro, a quien conocía de vista en la Universidad. Más tarde, también se relaciona con Camilo Cienfuegos a quien tuvo que atender en calidad de médico, así como con otros compañeros a quienes éste acompañaba por haber sido heridos en encuentros con sicarios del régimen. (2,3,4)

Compartiendo ya las ideas y proyectos de Fidel, asistió como médico al Castillo del Príncipe a curar a los revolucionarios encarcelados, torturados o heridos. En 1957 se incorpora como miembro activo del Movimiento 26 de Julio, formando parte del grupo de Haydée Santamaría, Armando Hart, Manolo Piñeiro, José Llanusa y Javier Pazos. Se inició en la actividad de distribución y venta de bonos, después en la búsqueda de alojamiento y transporte para los revolucionarios. En una de esas actividades fueron detenidos él y Armando Hart. Ambos evitaron de esa forma que fuera detenida también Haydée Santamaría. Posterior a la detención, la policía batistiana allanó su consulta y practicó un minucioso registro en su domicilio. (2,3,8)

Pero nada de eso amedrentó al joven médico, de fuertes sentimientos patrióticos. Un tiempo después alojó en su propia casa a Ramón Mejías, (alias) Pichirilo, quien era buscado incansablemente por la Policía. Le gestionó su exilio en México y lo condujo en su propio auto a la Embajada de ese país, una vez obtenido el asilo político. (8,9)

En 1957 es llamado por Fidel a la Sierra Maestra para asumir la dirección de los Servicios de la Sanidad Militar del Ejército Rebelde. Durante los años 1957 y 1958, en la Columna No. 1, bajo el mando del Comandante Fidel Castro, desde Palma Mocha hasta el triunfo revolucionario, participó en todos los combates, siendo ascendido a Capitán en el de Pino del Agua. Realizó innumerables intervenciones quirúrgicas en los Hospitales de Sangre, entre las cuales recuerda la que le practicara, conjuntamente con el Comandante Sergio del Valle Jiménez, al Comandante Camilo Cienfuegos. Se trataba de una herida penetrante en el abdomen. Más tarde, fue ascendido a Comandante en el combate de La Plata. (3,6,9)

En enero de 1959, el día 4, sesionó la primera reunión del Consejo de Ministros de la Cuba revolucionaria, que duró desde el inicio de esa noche hasta horas del amanecer del siguiente día, en la Universidad de Oriente. Allí fue nombrado como el primer Ministro de Salubridad y Asistencia Social de la Revolución, cargo que desempeñó por seis meses (desde el 6 de enero de 1959 hasta 12 de junio del propio año). Durante su mandato se inicia la preparación de las campañas sanitarias que se llevarán a cabo en el país al firmarse convenios con la Oficina Sanitaria Panamericana para la ejecución de los Programas de Erradicación del Paludismo y de Control del Aedes aegypti. El 23 de febrero de 1959 se dictó por el Gobierno Revolucionario la Ley No.100, por la cual se creaba el Departamento de Asistencia Técnica, Material y Cultural al campesino del Ejército Rebelde. En cumplimiento de esta Ley se envía la primera asistencia médica a los campesinos de las montañas de la Sierra Maestra. Este hecho se constituye en precursor del Servicio Médico Social Rural, que se fundaría  el 22 de enero de 1960, por la Ley No.723, llevando el sistema de salud estatal a los lugares más apartados del país.
 (4,5)

A partir de 1960 y hasta el curso 1993-94, ocupó la responsabilidad de Director del Hospital Ortopédico “Fructuoso Rodríguez”. Durante ese tiempo cumplió además con otras tareas asignadas por la Revolución, tales como: atender a los heridos del sabotaje del vapor La Coubre, en el Hospital “Gral. Calixto García”; durante el ataque a Playa Girón, convertir el Hospital “Fructuoso Rodríguez”, bajo su dirección, en Hospital Militar de Base; Jefe Médico de la provincia de Oriente durante la Crisis de Octubre, entre otras. (2,3,6)

En 1960, por Acuerdo de la Junta de Gobierno de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana se le nombra como Profesor, cargo que desempeñaba, a título honorario, desde 1940. Siete años más tarde, en 1967, según consta en el Libro 1, Folio 3, con el No. de orden 61, se le convalida como especialista en 2do. Grado en la especialidad de Ortopedia, y el 19 de febrero de 1976 se le otorga la categoría de Profesor Titular en su especialidad, al amparo de la Resolución 410/75 del Ministerio de Educación que reglamentaba la ejecución de la Ley 1296 de mayo 8 de 1975 sobre las Categorías Docentes de los graduados universitarios que realizaban el trabajo científico-pedagógico en la Educación Superior. (1,2,7,10)

Ocupó otros cargos de responsabilidad científica tales como: Jefe del Grupo Nacional de Ortopedia, Presidente de la Sociedad Cubana de Ortopedia y Traumatología y Jefe del Departamento de Ortopedia de la Facultad No. 1 del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. Entre otras responsabilidades desempeñadas de índole sociopolítica está el haber ocupado la Presidencia del Centro de Amistad Cubano Árabe del Hospital “Fructuoso Rodríguez”. (2,7, 10,11)

A lo largo de todos los años de su vida laboral como docente, con independencia de sus responsabilidades como Director del Hospital, ofreció una consulta semanal, los viernes, a más de 100 pacientes en cada ocasión. Cumplió rigurosamente  con su turno quirúrgico cuatro días a la semana, realizó el pase de visita diario a sus pacientes, en calidad de médico de asistencia, y a todos los pacientes ingresados en el Hospital en su calidad de Director del mismo. Dirigió personalmente el Staff Meeting del Hospital, una vez por semana, y la Entrega de Guardia Docente-Asistencial diaria. Dirigió y participó activamente en la discusión de casos clínico-docentes, dos veces por semana. (7,12)

No obstante su buena preparación científico-técnica, se ocupó de su superación científico-pedagógica al mismo rango que la profesional y técnica, lo que ayudó a consolidar su prestigio como extraordinario ortopédico y profesor de la especialidad. En la década de los 60s realizó un entrenamiento en Gran Bretaña y Escocia. La década de los años 70 la dedicó a su superación profesoral y política, en Cuba, en cursos de pedagogía, Inglés y Filosofía Marxista-Leninista. En los años 80 continuó cursos superiores en estas últimas especialidades y, además, en Dirección Científica. (2,3) 

En su condición de Profesor Principal de la Asignatura elaboró, junto al Profesor Ignacio Calvo Vieta, el Plan Temático y Programa Analítico de la asignatura Ortopedia y Traumatología, en 1978. (1,2,7) Participó activamente, a lo largo de su vida profesoral, a la formación postgraduada de los futuros especialistas de Ortopedia, tanto en la Residencia como en cursos post-grados tales como: Cirugía de hombro y rodillla, afecciones seudo-tumorales, técnica quirúrgica en Ortopedia y curso de tumores óseos. (2,7,10)

Asesoró sinnúmero de tesis de especialistas, entre las que se destacan Pectus excavatum, hernia discal cervical, pie plano, prótesis total de cadera, escoliosis estructural del adolescente, tratamiento quirúrgico de la luxación recidivante de hombro, fractura del tobillo, tratamiento quirúrgico del metatarso plano, fracturas diafisarias del fémur, fracturas del cuello del fémur y pseudoartrosis del escafoides. Integró numerosos Tribunales para el otorgamiento y promoción de categorías docentes. (2,7)

Representó al Sistema Nacional de Salud de Cuba y a su especialidad en los Congresos de Cirugía y Ortopedia de Roma, Viena, París y Londres, a lo largo de toda la década de los años 60.  (2,7,11) En esta última ciudad,  así como en Darby y Edimburgo, realizó estudios de actualización y entrenamiento en nuevas técnicas quirúrgicas de la especialidad (cirugía de la mano y escoliosis), bajo la tutoría de los profesores Poorbataff, Book, James y Parker, distinguidas personalidades internacionales de la especialidad. (2,7)

El 29 de mayo de 1963 viajó a Lisboa en viaje oficial, enviado personalmente por el Comandante en Jefe, para atender al prisionero de guerra cubano, Pedro Rodríguez Peralta. Viajó a Santiago de Compostela, Argentina, Dinamarca, Grecia y Japón, durante la década de los años 70, para asistir a eventos científicos de la especialidad. Visitó Siria en 1973, en cumplimiento de una misión internacionalista, para asistir a los heridos en guerra, y participó directamente en el frente de batalla. (2,8,9,11) Y viajó a Perú, en 1974, para participar en el Congreso Mundial del Colegio Internacional de Cirujanos. (2,9,11)

En 1980 estuvo en México, en el XI Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Ortopedia y Traumatología, de cuya participación rindió un meticuloso informe escrito. Fue el Delegado en Cuba de la Sociedad Internacional de Cirugía Ortopédica y Miembro de la Sociedad Internacional de Cirugía. (2)

En el curso 1979-80 fue el Profesor más destacado de su hospital y en las evaluaciones docentes del primer quinquenio de los años 80 evaluado como un docente con resultados extraordinariamente positivos. Mantuvo la condición de docente más destacado a lo largo de la década de los años 80. (2,7)

Recibió innumerables reconocimientos, diplomas, distinciones y medallas de carácter científico y político social, entre las cuales sobresalen las Medallas Guiteras y   XX Aniversario, y la Orden Carlos J. Finlay. En 1981 se le otorgó el título de Doctor en Ciencias, entregado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. (1,2,7,8,9,10,11)

Publicó numerosos artículos de la especialidad en revistas cubanas y extranjeras, entre ellas, una Monografía sobre las experiencias obtenidas en los últimos 50 pacientes operados de hernia del núcleo pulposo del disco intervertebral; Médicos de la Sierra: apuntes históricos; el libro de texto Nociones de Ortopedia y Traumatología, Tomos I y II. Su trabajo “Pectus Excavatum” obtuvo mención en el Concurso del Mejor Trabajo Científico Anual que otorga el Ministro de Salud Pública. (2,7,10)

Participó en numerosos eventos científicos, en los cuales presentó trabajos de reconocido valor para el tratamiento quirúrgico y para el conocimiento del desarrollo histórico del pensamiento médico en la especialidad. Participó además en un grupo importante de investigaciones cuyos resultados pudieron ser introducidos en la clínica. (2, 7,10,11)

No obstante su agitada vida como médico, profesor y directivo de salud, además de militante político, siempre encontró tiempo para continuar cultivando su espíritu sensible, lo que le permitió disfrutar de la belleza de la naturaleza, de las artes pictóricas y de la música,  no solo como aficionado sino como ejecutor. Podría asegurarse que disfrutó tanto al pintar una puesta de sol o ejecutar a Beethoven como de la sonrisa de una madre feliz porque su hijo recuperara el andar, luego de una difícil operación quirúrgica y una larga convalecencia, bajo su observación estricta como médico de asistencia. (2,7,12)

En el curso 1994-95 fue nombrado Profesor Consultante y, según consta en sus evaluaciones docentes desde esa fecha y hasta 1996, participó activamente en la vida del colectivo al cual pertenece, influyendo positivamente en los estudiantes de pre-grado, médicos residentes, especialistas y docentes, en su desarrollo integral. (1,2,10)

Por todo lo anterior, en la reunión del Consejo de Dirección de su querida Facultad “Gral. Calixto García”, celebrada el 3 de junio de 1997, se acordó proponer el otorgamiento de la condición de Profesor de Mérito a tan ilustre profesional de la medicina cubana, proceso que así iniciado tuvo su culminación un año después. (1,2)

Es un honroso deber el reconocimiento del aporte desinteresado y extraordinario en valor científico y humano de quien, siendo protagonista destacado en el proceso social revolucionario que le permitió liderar también el desarrollo de la especialidad en el país, ha contribuido, de una forma u otra, a la formación de todos y cada uno de los especialistas de Ortopedia del país; pero también a la formación de otros muchos médicos, enfermeras y técnicos en su rotación de pre-grado.

Como dijera el insigne pedagogo cubano, Enrique José Varona, “Un pueblo no puede olvidar, sin exponerse a desaparecer; porque si borra sus propios hechos de su memoria, ¿con qué títulos solicitará la memoria de los otros?”. De eso se trata. La Academia no puede olvidar, sin exponerse a desaparecer. El Claustro de la universidad médica habanera no podía olvidar la valiosa contribución en hechos realizados con tenacidad y amor a la especialidad, a la profesión, al magisterio y a la Patria, por uno de sus mejores exponentes, el Especialista de II Grado y Profesor Titular de Ortopedia, Doctor en Ciencias y Comandante de la última epopeya de liberación nacional, Dr. Julio Martínez Páez.

Poco tiempo después, el 31 de marzo del año 2000, en la capital de su amada Patria, dejaba de existir el insigne matancero, médico, revolucionario, guerrillero, destacado cirujano ortopédico, profesor de generaciones de médicos y enfermeras, hombre de gran cultura, exigente con los demás y consigo mismo, virtuoso pianista y pintor; pero sobre todo, excelente ser humano. En el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias descansan los restos mortales del Comandante Médico de la Columna 1 del Ejército Rebelde.

 
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

 1. Expediente Universitario. Archivo Universidad de La Habana.

 2.  Autobiografía y Curriculum Vitae. Expediente docente. FCM “General Calixto García”. Departamento de Cuadros. La Habana, 1977.

 3.  Expediente del PCC. Núcleo del PCC “Hospital Fructuoso Rodríguez”. La Habana, 1977.

 4. Delgado García, Gregorio. La Salud Pública en Cuba en el período revolucionario socialista. Conferencia No. 10. Cuaderno de Historia de la Salud Pública Nº 81. Ciudad de La Habana, 1996.

  5. López Espinosa J A. Los Ministros de Salud Pública de Cuba. ACIMED 1998; 6 (3): 206-207.

6. Sarabia, Nydia. “Médicos guerrilleros. Testimonios”, en: Cuadernos de Salud Pública. No. 64. ECIMED.
      La Habana.

7. Calvo Vieta, Ignacio. Testimonio. Comunicación personal a la autora, durante los años de labor conjunta
  en la Unidad Quirúrgica del Hospital Calixto García. Años 71-72.

8. Pérez Faustino. Testimonio. Comunicación personal a la autora, en su época de Embajador en la República de Bulgaria. Años 74-78.

9.  del Valle Jiménez, Sergio. Entrevista personal realizada por la autora, en ocasión del 80 cumpleaños del Profesor Martínez Páez. La Habana, 1988.

10. Ilizástigui Dupuy, Fidel. Testimonio. Entrevista realizada por la autora. Enero 23/1997.

11. Rodríguez Gavaldá, Rubén. Testimonio. Entrevista realizada por la autora. Marzo 19/1997.

12.  Amaro Cano, MC. Vivencias de la autora desde su rotación por la especialidad de Ortopedia, en su época de estudiante de enfermería. (enero-marzo 1962) hasta los años 80s en que se desempeñaba como Asesora del Ministro de Salud Pública, General de División Sergio del Valle Jiménez.