Infomed

Control de la natalidad: enfoque por diferentes épocas y culturas

Dr. Gerardo Fernández Álvarez. Especialista de I grado en Medicina General Integral.Profesor Instructor en la Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Miguel Enríquez” Diplomado en Ultrasonografía Diagnóstica. Dra. Lin Santana Yllobre. Especialista de I grado en Medicina General Integral. Profesor Instructor en la Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Miguel Enríquez” Dra. Martha Torres Zamora. Especialista de I grado en Medicina General Integral. Profesor Asistente. Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Miguel Enríquez”
 
RESUMEN:
La planificación familiar es un término relativamente nuevo; la salud reproductiva es un concepto más reciente aún, el control de la natalidad no lo es tanto y los métodos anticonceptivos son bien antiguos. Las distintas épocas en la evolución del hombre y sus diversas religiones con sus influencias en cada una de ellas, han repercutido de diferentes formas en la sociedad más allá de los aspectos médicos. Hoy día, cuando tantos galenos cubanos prestan sus servicios en diferentes latitudes y culturas, es necesario conocer sus observaciones sobre el comportamiento de estas culturas en lo relacionado con el control de la natalidad y el uso de los anticonceptivos.

DESARROLLO:
En todas las épocas ha existido preocupación por el control de la natalidad. De ahí los esfuerzos hechos por el hombre orientados a la búsqueda de métodos que le permitan a la mujer pensar y vivir la maternidad como una opción y no como su destino. Para poder comprender esto actuamente, hay que retroceder en el tiempo pues el tema de la anticoncepción ha sido el más controvertido en la historia de la medicina desde sus inicios hasta nuestros días. Para trazar estrategias en relación con la planificación familiar, es imprescindible echar una mirada al pasado y tener en cuenta lo sentenciado por Winston Churchill con respecto a que “mientras más atrás mires en el pasado, más adelante puedes mirar en el futuro”.(1)
Cada minuto muere en el mundo una mujer a consecuencia de un parto atendido en condiciones desfavorables o por un aborto y, cientos de las que no fallecen, quedan mutiladas total o parcialmente debido a complicaciones. Hoy día el 99% de las muertes maternas ocurren en los países del tercer mundo.(1)
En el papiro Petric o Kahun, escrito 850 años a.n.e. parece estar contenida la prescripción más antigua de la anticoncepción. Más información se ha encontrado en el papiro Ebers del año 1500 a.n.e. y en el papiro Berlín del año 1300 a.n.e.(2)
Desde épocas prinitivas se utilizaban hiervas y extractos acuosos de plantas que se consideraban con propiedades anticonceptivas. Los hiervas y raíces de plantas eran medios que aplicaban los indios norteamericanos como anticonceptivos.
Actualmente se sabe que la combinación del zumo de limón y extracto de vaina de caoba, que antes se usaba a modo de duchas vaginales, tiene un fuerte efecto espermicida.(2,3) También se conoce el empleo en Egipto antigüo de preparados intravaginales, que actuaban como barrera y/o espermicida. Fue Aristóteles quien primero mencionó la anticoncepción y recomendó el aceite de cedro para impedir la concepción. Hoy se conoce la propiedad del aceite de reducir la movilidad de los espermatozoides. En la antigua Grecia se emplearon diversidad de productos en forma de pastas y aplicaciones locales, con el uso de goma de cedro, miel, corteza de pino, granada pulverizada, aceite de mirto y otros extractos. Esa cultura prescribía la anticoncepción poscoital, basada en un procedimiento en el que la mujer asumía la posición en cuclillas para intentar expulsar el semen de la cavidad vaginal al aumentar la presión intraabdominal. Asimismo practicaban la limpieza vaginal digital y el coito interrupto.
Tanto las civilizaciones griegas como romanas utilizaron el aborto como método de control de la natalidad. Los romanos emplearon plumas de pato y los griegos la inserción de sustancias a través del cuello uterino con tubos de plomo huecos.(3)
Los antiguos hebreos practicaban la anticoncepción con la continencia sexual y la utilización de pesarios. Moisés señalaba un lapso de 7 días desde el final de la menstruación hasta el periodo de fertilidad, lo que indica que tenían conocimientos sobre el ciclo de la mujer y su época fértil. Las técnicas anticonceptivas, descritas de forma más original y brillante antes del siglo XIX, se encontraron en 1938 en un texto escrito por Sorano de Efeso (98-138).(3,4)
Con el dominio de Europa por la iglesia católica romana durante la Edad Media, fueron restringidos los conocimientos sobre la anticoncepción. Las enseñanzas de San Agustín (354-430) y de Santo Tomás de Aquino (1225-1274), quienes se pronunciaban en contra del control de la natalidad, influenció a la iglesia católica, al punto de que incluso se condenaba cualquier tipo de anticoncepción en parejas casadas. Más tarde la iglesia permitió los métodos naturales de anticoncepción, hasta que en 1968, por la encíclica papal Humanae Vitre, fue de nuevo condenada la anticoncepción artificial.(4)
En la Edad Media la cultura islámica permitía muchos métodos anticonceptivos, como la expulsión del semen de la vagina por violentos movimientos del cuerpo, los supositorios vaginales y el uso de fumigaciones intravaginales, todo ello por no estar bajo la influencia de la religión católica y no prohibirla el Islam.(3)
Los condones de membranas de animales eran ya utilizados en el coito como método anticonceptivo desde el año 923 después de Cristo, según se recoge en un texto escrito por un famoso medico de aquella época nombrado Rhases, quien recomendaba el coito interrupto, la retención de la eyaculación y numerosos tipos de supositorios vaginales.(4)
En virtud de que en los siglos XVIII y XIX hubo un desarrollo de la imprenta, la población pudo conocer las experiencias medicas acerca de la anticoncepción. El británico y controvertido Thomas Robert Malthus, propuso en 1798 el matrimonio tardío y la estricta castidad prematrimonial como solución para evitar la proyección geométrica que experimentaba el crecimiento poblacional, publicado en “Ensayo sobre el principio de la población”. Malthus fue el primero en alertar al mundo en relación con los peligros que acarrearía el crecimiento rápido y descontrolado de la población. Su teoría fue con posterioridad trasladada al territorio norteamericano, donde encontró apoyo en algunos defensores de la anticoncepción como Robert Dale Owen y Charles Knowlton, encarcelado por esta causa, y también una gran oposición por parte de Anthony Comstok y sectores importantes y puritanos de la sociedad norteamericana de la segunda mitad del siglo XIX.(5)
En 1916 se creó en Brooklyn, Nueva York, una clínica para el control de la natalidad por la enfermera Margaret Higgins Sauger, quien dedicó toda su vida a ella. En Inglaterra se logró el control de la natalidad a finales del siglo XIX, gracias entre otros a Frances Place, quien publicaba folletos en los que recomendaba la esponja intravaginal y el coito interrupto, motivado por el trabajo de Malthus.(5,6)
En 1921 Marie Stopes creó en Londres una clínica para el control de la natalidad, inspirada por la fundada en Nueva York, con lo que se sumó a la labor emprendida por Margaret Higgins Sauger.(6)
Los servicios de control de la natalidad no estuvieron en manos del personal médico hasta el advenimiento de la “píldora” en la década de 1960. Estos temas no habían estado contemplados hasta entonces en los programas de estudio de las escuelas de medicina.(7,8)
A pesar de la reseñada evolución de la anticoncepción y de las teorías sobre el control de la natalidad emitidas durante siglos, no fue hasta la celebración de la IV Conferencia Internacional de Población y Desarrollo en El Cairo, Egipto, entre el 5 y 13 de septiembre de 1994, que surgió el concepto de salud reproductiva, en consideración a las cuestiones relacionadas con la calidad de vida.(9)
La Conferencia de El Cairo permitió crear las condiciones indispensables a la mujer para tomar decisiones de manera responsable e informada sobre su propia reproducción y garantizó un enfoque integral y moderno sobre el tema.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Peláez Mendoza J. Métodos anticonceptivos. Actualidad y perspectivas para el nuevo milenio. La Habana: Editorial Científico-técnica; 2001.
2. Durand JD. Historical estimates of world population: An evaluation. Pop Dev Rev1977;3:253-296.
3. Gómez Sánchez PI. Historia de la planificación familiar. En: Planificación familiar: una visión integral. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Facultad de medicina, Departamento de Ginecología y Obstetricia; 1998.
4. Ruoti AM. Historia de la planificación familiar. En: planificación familiar y salud. Asunción: EFACIM; 1994. p. 25-28.
5. United Nations Population Funds (UNFPA). The State of the World Population New York: UNFPA; 1990.
6. World Health Organization, Division of Family Health. Maternal Mortality Fact Sheet. Geneva: WHO; 1987.
7. Dowd MJ, Philipp EE. Historia de la ginecología y la obstetricia. Barcelona: Ed. Edikamed; 1995.
8. González AC. Optar por la anticoncepción. Profamilia1998;16(31):50.
9. Mateo de Acosta O, Andino N. La salud reproductiva y sexual a la luz de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo, El Cairo 1994. Salud Reproductiva en Cuba. La Habana: CEDEM; 1997. p. 1-9.