Infomed

Diciembre 8 de 1872. Inauguración del primer establecimiento de hidroterapia que funcionó en Cuba

Autor: Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

Se conoce por hidroterapia al procedimiento terapéutico consistente en emplear el agua para el tratamiento de las enfermedades, sobre todo en forma de duchas, baños y abluciones. La primera referencia que se tiene acerca del comienzo de la práctica de este método en Cuba, data de los años finales de la década de 1860 y primeros de la de 1870, con el doctor Eduardo Belot (1830-1898) como principal protagonista.

El doctor Eduardo Belot, hijo de franceses, nació en La Habana el 20 de julio de 1830 en la antigua casa de su padre, el doctor Carlos Ignacio Nepomuceno Belot (1793-18?), contigua a la quinta de salud que llevaba su nombre, ubicada en el fondo de la bahía en el ultramarino pueblo de Regla, exactamente en terrenos donde hoy día radica la refinería “Ñico López”. Desde temprana edad fue enviado a París, ciudad donde realizó todos sus estudios, con inclusión de los de la carrera médica, con notable aprovechamiento. Luego de su graduación y de ostentar el título de Doctor en Medicina, contrajo matrimonio con la hija del Director del Conservatorio de Música de la capital francesa y regresó a La Habana para hacerse cargo de la casa de salud “San Carlos” de su padre.

En 1869 fundó otra casa de salud, denominada “San Rafael”, en la calle Reina No. 149,  en la que hizo sus primeros ensayos de hidroterapia en un departamento con bastantes deficiencias en el orden material para someter a los pacientes a ese método terapéutico. No obstante este inconveniente, obtuvo magníficos resultados y ello lo incitó a fundar en la calle Prado un establecimiento especializado en ese procedimiento. La apertura al público de esa unidad sanitaria, el 8 de diciembre de 1872, constituyó un acontecimiento de gran relevancia para las ciencias médicas en Cuba. Prueba de ello es la gloria que con justo título ostenta desde esa fecha  el doctor Belot como el fundador de la hidroterapia en la isla.

El funcionamiento de la casa de salud hidroterapéutica del doctor Belot fue tan positivo, que hasta la prensa anunciaba las recomendaciones de allí procedentes en cuanto a la efectividad de los baños para curar o aliviar varias enfermedades y síntomas como las parálisis, las epilepsias, el ahogo, la bronquitis y las afecciones de útero y ovario, entre otras.

Al igual que su padre, dominaba varios idiomas. Además del español, hablaba el inglés, el francés y el alemán, cuyos conocimientos, unidos a los de Medicina, lo hicieron aparecer como un médico distinguido que gozó de una gran clientela. En lo particular, era un hombre culto y bondadoso, tanto en el seno familiar como en el ámbito de sus amistades.

Falleció poco antes de cumplir los 68 años de edad, víctima de una enfermedad que se le presentó de repente, el 10 de julio de 1898.

A 136 años de la inauguración de su establecimiento hidroterapéutico, el primero que funcionó en la isla de Cuba, y a 110 de su deceso, se trata de honrar su memoria con este modesto trabajo.

 

BIBLIOGRAFÍA

Gómez Luaces E. Regla: su aporte a la Medicina cubana en el siglo XIX. Cuad Hist Salud Pub 1973;(57):24-28.
López Serrano E. Efemérides médicas cubanas. Cuad Hist Salud Pub 1985;(69):71.
Necrología. El doctor Eduardo Belot. Cron Med Quir Habana 1898;23(13):208.
Rodríguez Prieto JM, ed. Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas. T1. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1984. p. 485.