Infomed

Dr. Antonio Viera Infante (1784-1834)

Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

Nació en La Habana el 13 de noviembre de 1784; hijo de Manuel Vicente y de María Josefa. Comenzó a estudiar Filosofía en 1801 en el Colegio Seminario de San Carlos, donde tuvo como profesores al padre José Agustín Caballero y al doctor Rafael de los Santos. Finalizados estos estudios, empezó el Bachillerato en Sagrados Cánones, que abandonó, después de vencer los cursos de 1803 y 1804, para iniciar la carrera de Medicina. Se graduó de Bachiller en Artes el 16 de abril de 1806 y en Medicina el 21 de marzo de 1807. Sus jueces sinodales fueron los doctores Nicolás del Valle, José de Jesús Méndez, José Pérez Bohorques, José Antonio Bernal y Francisco Ignacio de Soria y los bachilleres Ambrosio de Aragón, Marcos Sánchez Rubio y José M. Leyba. Realizó su práctica con el Protomédico doctor José Caro y, al fallecimiento de éste, la continuó con el doctor José Pérez Bohorques. Fue examinado y aprobado por el Protomedicato el 13 de marzo de 1809. Se ocupó también de la Cirugía, cuya práctica llevó a cabo desde 1806 hasta 1811 en el Hospital San Francisco de Paula con el doctor José A. Bernal. Obtuvo el título de cirujano latino el 5 de marzo de 1811.
Según Cowley, Viera fue el caso de un médico sin vocación profesional, pues en todos los actos de su vida predominaba un afán desmedido de lucrar por medio de los negocios. Los títulos y honores que recibió eran medios de que se valía para satisfacer su extraordinaria ambición, lo que explica su aspiración al Rectorado en 1823 y su interés por graduarse de Doctor en Jurisprudencia. Fue catedrático vitalicio de Prima, asignatura que asumió por primera vez el 24 de marzo de 1812 como único opositor. Alcanzó los grados de Licenciado y de Doctor en Medicina el 30 de septiembre siguiente. En su segunda oposición tuvo como contendientes a los bachilleres José J. Navarro, Bernardo J. Riesgo y Francisco Sandoval. Esa vez tomó posesión de la cátedra el 27 de abril de 1818. En 1824 volvió a concursar, en esa ocasión sin opositores al igual que en la primera.
Los 22 años que se mantuvo como titular de la cátedra de Prima significaron una rémora para el avance de los conocimientos fisiológicos, pues realmente ignoraba los trabajos experimentales de esta ciencia básica de la Medicina y se mostraba renuente a aceptar o a introducir cualquier nueva teoría. Esto daba lugar a serias contradicciones con sus alumnos, sobre todo con los que procedían del Seminario de San Carlos, quienes habían recibido conocimientos de una Filosofía opuesta al escolasticismo, que entonces imperaba en la Universidad Pontificia. De otra parte, entraba también en contradicción con la enseñanza de las otras cátedras en la misma Facultad, como la de Agustín Encinoso de Abreu en Patología, Ángel J. Cowley en Terapéutica y Nicolás J. Gutiérrez en Anatomía, con independencia de la incongruencia que significaba el latín por él mantenido, lengua que chocaba con el español ya predominante en el alto centro de estudios.
Nunca desistió de su propósito de graduarse de Bachiller en Sagrados Cánones, cuyo título logró el 23 de junio de 1824. El de Doctor en Derecho Civil lo alcanzó el 27 de junio de 1825; recibió la borla por donación del licenciado Miguel Hernández Aguilar, catedrático de Prima en Leyes, quien a su vez la había hecho de ella en  herencia de su padre.
En más de 12 ocasiones fue tesorero de la Universidad; Fiscal en 1813; Rector en 1822; Conciliario en 1823; médico cirujano del Regimiento de Infantería de Milicias; tercer Protomédico en 1833 y miembro de la Junta Superior de Sanidad.
Falleció en La Habana, el 29 de septiembre de 1834, víctima de la epidemia de cólera morbo que desde el año anterior había azotado la ciudad.

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Central de la Universidad de La Habana. Expediente 1,498/803.
Archivo Central de la Universidad de La Habana. Libro Primero de Doctores, folio 138v.
Archivo de la Parroquia del Santo Cristo. Libro 12 de bautismos, folio 155, número 621.
Calcagno F. Diccionario Biográfico Cubano. New York: Imprenta y librería de Ponce de León; 1878. p. 683.
Cowley RA. Breves noticias sobre la enseñanza de la Medicina en la Real y Pontificia Universidad del Máximo Doctor S. Jerónimo. Habana: Imprenta y librería de A. Pego, 1876. p. 141-149, 339.
Dr. Antonio Viera. La Clase Médica 1908;2(7):6-7.
Torriente Brau Z de la, López Sánchez J. Bibliografía Científica Cubana (1790-1848). La Habana: Editorial Academia; 1979. p. 103.