Infomed

Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa. Una vida dedicada al servicio médico revolucionario cubano.

Autores: Nelson Miguel Aguiar González de la Peña, Profesor Auxiliar de Historia de la Medicina. Metodólogo del Centro de Estudios Humanísticos de las Ciencias Médicas. UCM-H, Secretario de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina y Lourdes Matilde Benítez Piñón, Profesora Auxiliar de Comunicación y Salud, Metodóloga del Centro de Estudios Humanísticos de las Ciencias Médicas. UCM-H.
 
RESUMEN:
El doctor Eliecer Encinosa García-Espinosa (1916- ), nacido en Bejucal, provincia de Mayabeque, de origen social obrero; alternó su trabajo con los estudios en la Casa de Salud “La Purísima Concepción” de la Asociación de Dependientes del Comercio de La Habana (conocida como Quinta Dependientes) y al graduarse de doctor en medicina en 1948, fue designado como médico de esa institución donde permaneció hasta 1967. Se vinculó al Partido Ortodoxo y al Movimiento 26 de Julio desde el golpe de Estado de Fulgencio Batista. Al triunfo de la Revolución se integró al nuevo proceso; fue fundador de las Milicias Médicas, formó parte de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), fue fundador de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), miembro de la Cruz Roja Cubana y estuvo movilizado como médico en abril de 1961, durante el ataque a Playa Girón, y en la Crisis de Octubre en 1962. Durante los años que trabajó en la ya Clínica Mutualista Quinta Dependientes ocupó los cargos de Vice- Director y Director del mismo y recibió el carné de militante del Partido Comunista de Cuba (PCC) en 1966. Dirigió varios policlínicos de la Ciudad de La Habana y asumió con responsabilidad múltiples tareas encomendadas por la dirección de la Revolución y del PCC hasta su incorporación al Hospital Psiquiátrico “27 de Noviembre” donde se mantiene actualmente trabajando. A pesar de sus responsabilidades en las tareas asistenciales, administrativas y políticas, logró alcanzar las categorías de Especialista en Medicina Interna, Administración de Salud e Higiene y Epidemiología. Su entrega y contribución al desarrollo del proceso revolucionario en Cuba le han hecho merecedor de varias distinciones y reconocimientos nacionales. En la actualidad, este médico revolucionario, con 94 años de edad y más de 60 años de servicio dedicados a la salud pública cubana, se encuentra en activo y es el Presidente de la Comisión de Ética Médica del Hospital Psiquiátrico 27 de Noviembre”. Palabras Clave: Servicio médico revolucionario, salud pública cubana, Revolución
 
INTRODUCCIÓN
Es indudable que el Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa ha sido un médico de profunda vocación revolucionaria y total entrega a la construcción de la nueva Salud Pública en Cuba a partir de 1959.
El Doctor  Encinosa tiene en estos momentos 94 años de edad y más de 60 dedicados al servicio asistencial. Al triunfo de la Revolución Cubana se integró plenamente al proceso revolucionario, siendo un protagonista activo de los cambios políticos y sociales ocurridos en el país y en la salud pública cubana.
Porun elemental principio de respeto y de homenaje justo, es necesario enaltecer la trayectoria revolucionariade este profesional de la medicina cubana que dirigió importantes procesos, devenidos momentos trascendentales en los servicios médicos comunitarios en Cuba.
 
 DESARROLLO
El Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa nació en la ciudad de Bejucal, el 19 de septiembre de 1916, en el seno de una familia de extracción social humilde. Es hijo de Luisa García-Espinosa Obregón, maestra primaria, y de Ramón Encinosa Mora, de oficio tabaquero. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Pública Nº 1 de Bejucal y pasó su adolescencia en esta ciudad. Quiso estudiar Medicina y, por carecer de medios económicos para ello, comenzó a trabajar como sirviente provisional en la Casa de Salud “La Purísima Concepción”, de la Asociación de Dependientes del Comercio de La Habana, conocida como Quinta Dependientes, donde ganaba 15 pesos mensuales, incluida la estancia y la comida. Al año de encontrarse trabajando en la Quinta, y como resultado de su superación personal, fue promovido a Técnico de Laboratorio. Durante este tiempo aprovechó para cursar el Bachillerato en el Instituto Nº 1 de La Habana; al concluirlo matriculó la carrera de medicina, alternando sus estudios con las responsabilidades de técnico de laboratorio y de Auxiliar de Cirugía. Tuvo el privilegio de ser alumno de eminentes profesores, entre ellos, el Dr. Ángel Arturo Aballí Arellano, Padre de la Pediatría cubana.
Se graduó de Doctor en Medicina en el año 1948 e inmediatamente fue designado para ocupar la plaza de médico suplente en la propia institución donde trabajaba. En esta época conoce al Dr. Eduardo Chibás con quien estableció una estrecha amistad, que lo llevó a vincularse al Partido Ortodoxo como militante del mismo. En el mes de diciembre de 1951 ocupó una plaza fija como médico.
En 1952, a raíz del golpe de estado de Fulgencio Batista, visitó los Estados Unidos de América con la idea de establecerse en ese país, por no estar de acuerdo con la política seguida por Batista. Recorrió las ciudades de Nueva Orleans, Tampa y por último Miami; pero la realidad del país no le agradó y después de 3 meses de estancia, regresó a Cuba.
Se incorporó a trabajar nuevamente en la Quinta Dependientes y desde su puesto como médico, comenzó a colaborar con el movimiento 26 de Julio. Ocultó en el hospital, a compañeros perseguidos por la dictadura batistiana, vendió bonos del Movimiento 26 de Julio, e hizo circular la prensa clandestina entre los simpatizantes del Movimiento. También recolectó medicamentos que fueron enviados a la Columna guerrillera dirigida por el Comandante Ernesto Che Guevara.
Al triunfo de la Revolución se integró plenamente al nuevo proceso; se incorporó a la Cruz Roja Cubana, fue fundador de las Milicias Médicas y de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR); también formó parte de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI). Estuvo movilizado en el mes de abril del año 1961, durante el ataque a Playa Girón, y durante la Crisis de Octubre del año 1962
En el año 1959 fue nombrado Jefe de Sanidad en Bejucal, donde organizó  y transformó la sanidad de ese territorio de acuerdo a los principios y leyes dictadas por el recién iniciado proceso revolucionario. En 1960 comenzaron a funcionar las Unidades Sanitarias y en este contexto el Dr. Encinosa ejecutó la iniciativa de crear un servicio médico y estomatológico, al cual llamó Dispensario Médico. Más tarde comprobó que su idea concordaba plenamente con la nueva concepción de Policlínico, por la variedad de los servicios que prestaba esa institución. Al crearse los Distritos, en el año 1962, se le encomendó la responsabilidad del Distrito Nº 6, que después se llamaría Regional Ariguanabo-Quivicán. Esta labor la desarrolló conjuntamente con su trabajo como médico en la ya Clínica Mutualista La Dependiente, que más tarde pasó a llamarse Hospital Clínico Quirúrgico “10 de Octubre”; institución en la que se mantuvo trabajando como jefe de la sección de investigaciones endocrinológicas y de la Sala Martínez Villena hasta 1967, a pesar de sus múltiples tareas.
El 31 de mayo de 1962 fue designado Vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Médico de La Habana, cuyo Secretario en esos momentos era el Dr. Rubén Rodríguez Gavaldá. En el mes de junio de 1963 se le entregó el carné que lo acreditaba como militante del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC). También en ese año colaboró en la organización del Sindicato de su hospital.
Durante el mes de agosto del año 1964, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) le encomendó la tarea de trasladarse a la entonces provincia de Oriente para atender a los becarios que trabajaban en la recogida de café. Una vez allí, el Dr. Escalona, en aquel momento Director Provincial de Oriente-Sur, lo situó en el antiguo cuartel del pueblo de Guisa, donde se creó un hospital transitorio que brindaba atención médica a los estudiantes que se encontraban laborando en los diferentes campamentos ubicados en la Sierra Maestra.
Al regresar nuevamente a la Clínica Mutualista La Dependiente, fue nombrado Vice-Director Técnico de la misma. En febrero del año 1966 la sección sindical del hospital lo seleccionó para atender a los macheteros del sector de la salud en la provincia de Camagüey. El 11 de junio de ese mismo año se le entregó el carné de militante del Partido Comunista de Cuba (PCC). En febrero de 1967 se trasladó al pueblo de Melena del Sur para atender a los macheteros movilizados; y en el mes de junio fue convocado por el entonces Ministro de Salud Pública, José Ramón Machado Ventura, para integrarse a una brigada médica que atendió a la población de Isla de Pinos, azotada por un ciclón.
A finales de junio de 1967, al regresar de Isla de Pinos, ocupó el cargo de Director de la Clínica La Dependiente hasta el mes de marzo de 1968. En abril de ese propio año, dando cumplimiento a una tarea del Partido, se incorporó a la flota pesquera para atender en alta mar a los pescadores, siendo el primer médico cubano que desarrolló esta misión durante 65 días.
En octubre de 1968 fue promovido a Director del Policlínico Lawton, donde laboró hasta septiembre de 1972. A partir de octubre del mismo año comenzó a dirigir el Hospital Santos Suárez, hasta febrero de 1973, que ocupó el cargo de Subdirector de Asistencia Médica del Regional 10 de Octubre. En 1975 recibió el Curso para Directores de Policlínicos Docentes y en el propio año cursó la Escuela Básica Revolucionaria del Partido. En 1976 asumió la responsabilidad de Jefe de la Sección de Policlínicos en la Provincia de Salud Pública. Dos años después fue nombrado Director del Policlínico Docente Reina; donde se mantuvo hasta 1987; en este período la institución obtuvo la condición de Vanguardia Nacional.
Durante el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, estuvo al frente de los servicios médicos de la Villa Lázaro Peña, donde eran atendidos los delegados de Checoslovaquia.  
Su intensa labor administrativa y su activa militancia revolucionaria no le impidieron continuar su superación en el aspecto profesional, alcanzando las categorías de Especialista de 1er grado en Medicina Interna, en Administración de Salud e Higiene y Epidemiología. En 1982 fue invitado a Méjico para un intercambio académico sobre Higiene y Epidemiología. Al regresar de este país impartió Cursos de Administración de Salud a un grupo de enfermeras españolas y a estudiantes de 4to año de Medicina. Como parte de su superación científica y de la actualización de conocimientos realizó un viaje a la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) para recibir un Curso de Perfeccionamiento de Atención Primaria. También realizó viajes de trabajo a Ucrania, Checoslovaquia y otros países socialistas de aquel momento.
El 1ro de abril de 1987 ocupó el cargo de Vice-Director Primero del Hospital Psiquiátrico “27 de Noviembre” (antigua Casa de Salud “Nuestra Señora de la Candelaria”, de la Asociación Canaria, conocida como Quinta Canaria) hasta el año 1989 que pasó a dirigir el Policlínico Párraga, donde se mantuvo trabajando hasta jubilarse en el año 1992. Después de un breve período de inactividad laboral, se incorporó  a trabajar nuevamente, a partir de 1994, en el Hospital Psiquiátrico “27 de Noviembre”. Actualmente el doctor Encinosa se mantiene activo laboralmente; se desempeña como Presidente de la Comisión de Ética Médica del Hospital y de la Comisión de Empleo; es Asesor del Director de la institución y se ocupa personalmente de los pacientes que presenten síntomas de malnutrición.
         Durante su larga, destacada y permanente trayectoria de trabajo, dedicada al servicio de la medicina revolucionaria cubana, el Doctor Eliecer Encinosa se ha hecho merecedor de múltiples distinciones y reconocimientos, entre las que destacan:
· Medalla “Comandante Manuel Piti Fajardo” por 20 años de servicios en el sector salud
· Diploma de Reconocimiento por los Servicios prestados a la Cruz Roja Cubana.
· Diploma de Miembro Numerario de la Sociedad Cubana de Administración de Salud.
· Diploma de Reconocimiento por 50 años de servicios en el sector salud.
 
CONSIDERACIONES FINALES
El Doctor Eliecer Encinosa García-Espinosa es un ejemplar trabajador de la Salud Pública cubana que con su desempeño profesional, su indiscutible vocación de servicio y su lealtad y consagración a la Revolución Cubana constituye un paradigma de lo que debe ser un médico revolucionario y un trabajador incansable, que ha dedicado su vida a las tareas asistenciales, administrativas y políticas en su país. Es un hombre sencillo y modesto que, a pesar de su avanzada edad, asiste diariamente al Hospital Psiquiátrico “27 de Noviembre” donde se encuentra rodeado de colegas, trabajadores y pacientes que le brindan su cariño y lo admiran por su inteligencia, ética y humanismo.
 
FUENTES CONSULTADAS
 - Entrevista realizada al Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa por los autores del
 artículo- noviembre del 2010.
- Expediente laboral del Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa.
- Entrevista realizada a compañeros de trabajo del Dr. Eliecer Encinosa García-Espinosa   en el Hospital Psiquiátrico 27 de Noviembre:     Dr. Julián Gárate Domínguez – (Director del Hospital);    Dra. Ana María Más Hernández– (Vice-Directora de Asistencia Médica); Amaury Lebón Cause - (Vice-Director Administrativo) y        Roberto Hernández García – (Técnico de Protección Física)