Infomed

En la clase con Internet: el portafolio digital.

La presencia permanente de los dispositivos móviles en las aulas universitarias motiva a un replanteamiento constante del empleo de estos dispositivos, en especial los celulares. Prohibir su empleo no es sólo negar su existencia sino distanciarnos cada vez más de la realidad tecnológica.
 
Es fácil verificar como su uso inadecuado durante la clase, genera una profunda distracción de la atención. Pero el celular es un medio que está con los estudiantes y profesores, va con nosotros a todas partes y esta cualidad se traduce en la mayor ventaja para su selección en la clase.
 
Con el celular los estudiantes responden preguntas en línea a modo de autoevaluación de un tema con el empleo de Socrative, como explicamos en una entrada anterior.  Pueden crear un documento en Google Drive, trabajar en línea entre varios compañeros y mostrar sus resultados al instante. Tienen la posibilidad de consultar multitud de servicios en línea como traductores, enciclopedias entre otros que intensifican el trabajo pedagógico. El caudal de posibilidades es infinita y depende en gran medida de la preparación del profesor para seleccionar estas herramientas, como también de la disposición e interés de los estudiantes, sin olvidar los requerimientos técnicos necesarios.
 
El portafolio digital del estudiante.
 
Una de las vías de aprovechar tanto los dispositivos móviles, la conexión a internet y la multiplicidad de medios es a partir de la creación de un portafolio digital. Las fotos que los estudiantes toman a las pizarras, las que hacen a resúmenes de trabajos, a páginas de libros, o las que se toman con otros compañeros de clase o fuera de esta por lo general se almacenan en la memoria del celular y después se deben borrar por el consumo de espacio.
 
A su vez los resultados de las búsquedas de artículos, libros y otros recursos, van a parar a memorias USB, llenas de virus y olvidadas en muchas ocasiones, con la consiguiente pérdida de tiempo e información. Con la creación de un portafolio digital, donde la información pueda ser clasificada en carpetas, etiquetada y además compartida en redes sociales o por medio de correo electrónico, se pueden evitar los procesos traumáticos de la pérdida de datos
 
Desde hace algunos años empleo con mis estudiantes universitarios una excelente agenda denominada Evernote. En ella se almacena y organiza toda la información que deseemos en todos los formatos existentes. Se realizan copias en la nube y se guarda en el celular lo que necesitamos, incluso solo una parte de la nota y no todo el contenido. La agenda es multiplataforma, lo que facilita aún más su acceso. Si trabaja desde su ambiente Web, o su versión en una computadora de escritorio o desde el dispositivo móvil, todas se sincronizan entre sí, sin necesidad de activar un comando realice esta tarea.
 
La utilidad de esta agenda en el trabajo con los estudiantes, nos llevó a crear en el 2013 el Mooc: “Evernote un recurso insustituible en la enseñanza” que al estar alojado en Facebook en un grupo público, cuenta hoy con más de tres mil participantes. 
 
Como producto de dicho Mooc, se publicó un libro con licencia (by-nc-nd) donde se describen 33 ideas sobre su empleo en clases. El libro se puede descargar desde este enlace 
Con esta agenda los estudiantes pueden archivar todos los documentos, desde fotos, videos, hasta presentaciones, archivos en formato de texto y otros. Otro punto importante es la clasificación con etiquetas, la creación de libretas o directorios donde pueden colocar las notas. Para no acceder varias veces a la misma nota con el consiguiente consumo de Internet, estas libretas se pueden descargar a la memoria externa del celular y consultadas sin conexión.
 
En otros tipos de actividades Evernote actúa como recopilador de trabajos y evaluaciones, evitando emplear el correo electrónico. Para ello el profesor crea una libreta pública a la que los estudiantes envían sus trabajos. Por su carácter público todos verifican que su trabajo se puede leer en la libreta, conjuntamente con los de los otros estudiantes. Esta es la forma que empleamos para recopilar las evaluaciones de los Mooc que realizamos en Facebook.
 
Otra forma de emplear esta agenda es a través de la creación de una biblioteca digital que profesores y estudiantes pueden construir en cada etapa del curso. Con ella además de favorecer la actualización permanente, se mantiene el vínculo con todos los estudiantes, aun cuando terminaron nuestra asignatura o incluso la carrera.
 
Un ejemplo de este tipo de biblioteca es la que desarrollo desde hace varios años llamada “Lecturas de la semana”. En ella agrego todo tipo de información relacionada con las tecnologías, con la enseñanza y en general todo lo perteneciente a la educación. En estos momentos la biblioteca se acerca a los 700 enlaces, cien etiquetas y una variedad de información que se puede trasladar en el celular o consultar en la nube. Otra ventaja es que cualquier persona puede consultar en línea la biblioteca o descargarla completamente, sin costo alguno, ni necesidad de pedir autorización. El enlace es bit.ly/lsemana
 
Evernote tiene una versión gratuita que permite almacenar hasta 40 megas por mes. Pero cuando se enlazan libretas externas o de otros propietarios estas no se toman en cuenta en la suma de datos.
 
Como portafolio digital, Evernote  facilita la organización de la información e incrementa la seguridad en el almacenamiento de datos, además de favorecer la organización del estudiante. Como medio, en la clase mejora el interés y la motivación por la asignatura, además de incorporar a su sistema personal de aprendizaje un nuevo recurso de carácter versátil.
 
Autor: Carlos Bravo Reyes
 
Tomado de Blog Cued

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.