Infomed

Julio 26 de 1953. Asesinato del doctor Mario Muñoz Monroy

Autor: Lic. José Antonio López Espinosa
Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

En la batalla librada por la Revolución cubana con el objetivo de derrocar al régimen dictatorial y tiránico de Fulgencio Batista y Zaldívar (1890-1973) fueron muchos los médicos criollos que desempeñaron un papel de suma importancia. Gran número de ellos se incorporaron al movimiento revolucionario y no fueron pocos los que formaron parte del ejército rebelde como combatientes. En los distintos frentes de combate, además de cumplir la humanitaria labor intrínseca de su profesión, fueron factor básico en las funciones puramente militares.
En esa lucha contra el batistato fueron también numerosos los galenos que ofrendaron sus vidas en holocausto de la patria. Entre ellos hubo una cantidad considerable que, en vez de morir en el campo de batalla en el enfrentamiento al enemigo, fueron cobardemente asesinados a manos de éste. El primero de ellos fue el doctor Mario Muñoz Monroy (1912-1953), activo profesional de la salud y persona de jovial espíritu y de ideas liberales, que se unió a la cruzada antibatistiana y fue criminalmente ultimado el 26 de julio de 1953, fecha en que debía cumplir los 41 años de edad, por haber sido uno de los complotados en el asalto al cuartel Moncada.
El doctor Mario Muñoz nació el 26 de julio de 1912 en la ciudad matancera de Colón, donde cursó los estudios primarios y secundarios. Luego se trasladó a la capital, donde obtuvo el título de Bachiller en Ciencias y Letras en el Instituto de Segunda enseñanza de La Habana. Tras terminar el bachillerato matriculó la carrera de Medicina y, durante su época de estudiante, integró el Directorio Estudiantil desde cuyas filas levantó su voz en protesta contra el oprobioso régimen del dictador Gerardo Machado Morales (1871-1939) quien, entre otras acciones represivas, ordenó cerrar el alto centro de estudios. Como resultado de esta medida, tuvo que interrumpir la carrera, que pudo reanudar luego de la caída de la dictadura machadista. El 16 de marzo de 1942 obtuvo el grado de Doctor en Medicina, profesión que fue a ejercer a su ciudad natal. Allí fue médico de la casa de socorros durante el gobierno de Ramón Grau San Martín (1889-1969).
Cuando trataron de implicarlo en el hecho fraudulento de utilizar el cargo que ocupaba en beneficio de la captación de votos, su indignación llegó al punto de presentar la renuncia a ese puesto. Asimismo renunció a la plaza de radiólogo en el hospital de Colón por similares razones, en las que estaban claramente expuestas la politiquería y el oportunismo durante el gobierno de Carlos Prío Socarrás (1903-1977).
A raíz del golpe de estado de Batista el 10 de marzo de 1952, se incorporó a las huestes del joven abogado Fidel Castro Ruz, quien desde hacía varios años había iniciado una lucha sin cuartel contra la corrupción gubernamental. En su casa de la calle Diago No. 74, donde había establecido un consultorio particular con servicios de medicina general, laboratorio, rayos X y fisioterapia, al alcance incluso de quienes no podían pagarlos, recibió en varias ocasiones y se reunió con Fidel, Jesús Montané, Abel y Haydée Santamaría, Julio Reyes Cairo, Boris Luis Santa Coloma y Mario Martínez Arará entre otros revolucionarios. En esa casa instaló también una planta de radio, por cuya mediación se comunicaba con sus amigos de Cuba y de otros países.
En principio Fidel quería la presencia del doctor Muñoz en Santiago de Cuba para que actuara como médico en la atención de los heridos en el ataque, pero él deseaba tener una participación más activa en la lucha. Fidel fue receptivo a ese reclamo, aunque le ordenó que se vistiera de médico. En la gesta del 26 de julio debía cumplir dos importantísimas misiones. Junto a Haydée Santamaría, Melba Hernández, Raúl Gómez García y Julito Reyes debía ir hacia el hospital civil Saturnino Lora bajo las órdenes de Abel Santamaría. Además de fungir como médico, sería el encargado de operar la planta en la emisora de radio de Santiago de Cuba, desde donde se daría lectura el Manifiesto Revolucionario y se llamaría al pueblo a una huelga general contra Batista.
Antes de partir hacia la ciudad santiaguera, le dijo al padre que iría a Güines a participar en un acto público de protesta contra la dictadura, a fin de que éste no se preocupara. Tras fallar la acción, cuando era conducido como prisionero del hospital Saturnino Lora al cuartel Moncada, fue asesinado por la espalda en plena vía pública y sin el menor recato en presencia de sus dos compañeras de lucha Haydée y Melva, quienes también habían sido apresadas.
Este episodio, ocurrido en las proximidades de la escuela anexa a la Normal, constituyó el primer ejemplo de otros muchos relacionados con médicos criollos que dieron su vida en la prolongada contienda contra el régimen batistiano. Los argumentos brindados han tratado de sintetizar en pocos párrafos el significado de la contribución de estos galenos a la lucha emancipadora y, a la vez, servir de demostración del respeto y la consideración eterna que ostentan a través de la figura del primero de estos mártires, el doctor Mario Muñoz Monroy, cuya acción lo situó para siempre en la inmortalidad.

BIBLIOGRAFÍA

Cabrera LR. Moncada: el primer golpe contra la tiranía. Bohemia 1959;51(2):26-27.
Fernández Conde A. Los médicos y la Revolución. Resumen de actividades colectivas frente a la dictadura de Batista. Rev Cub Soc Hist Med 1959;2(2):33-48.
Fong Sorribes R. Dr. Mario Muñoz Monroy. En: Médicos combatientes. Santiago de Cuba: Editorial Oriente; 2004. p. 64-66.
Mario Muñoz Monroy [en línea]. Disponible en:

http://www.radiohc.cu/moncada/mariomunoz.htm

Ortiz Estrada JF. Fundamentos éticos y patrióticos de la medicina cubana. Rev Cubana Med Milit 1999;28(1):73-84.
Participantes en la acción del Moncada [en línea]. Disponible en:

http://www.ispca.rimed.cu/Programa%20Del%20Moncada%20en%20Ciego%20de%20Avila/moncada.asp?pg=ft
Rojas M. Itinerario y balance de un infame crimen [en línea]. Disponible en: http://www.bohemia.cubasi.cu/moncada/moncada9.htm

Vasallo Vasallo E. Hermano del Moncada y la esperanza [en línea]. Disponible en: http://www.ain.cubaweb.cu/moncada50/jul07igghermano03.htm