La noche en que los jinetes del apocalipsis cabalgaron sobre Songo